DESAPARECEN LOS PULMONES DE LA TIERRA - Causas y consecuencias de la Deforestación

12.07.2023

La deforestación continúa siendo uno de los principales ecocidios, en los últimos años este accionar se llevó más de 43 millones de hectáreas en todo el mundo y continúa avanzando. La pérdida de los pulmones de nuestra tierra es masiva y se transforma en una de las mayores amenazas para lo que significa, hoy en día, la cobertura del 30% de las regiones del mundo. La reforestación es una acción imprescindible para la supervivencia del hombre y otros seres vivos en este planeta. Dentro de los causantes de la deforestación, se encuentra la construcción de infraestructuras, crecimiento de zonas urbanas, el aprovechamiento de la madera con fines industriales o de consumo, el aumento de los límites agrícolas y ganaderos que, a su vez, terminan siendo afectados a raíz de los factores como incendios u otros desastres.

Las consecuencias de la deforestación generan las graves alteraciones en el cambio climático, inundaciones, enfermedades, perdida de territorio habitado por personas, perdida de alimentos, madera y desaparición de especies en peligro de extinción y aumentando la desaparición de otras, tal es el caso del yaguareté. La ONG internacional ambientalista Greenpeace publicó su informe anual, el cual revela que durante 2021 casi la mitad de la deforestación del norte se produjo en Santiago del Estero, y más del 80 por ciento fue ilegal..

En el caso de la provincia de Chaco, las topadoras lograron arrasar con 18 mil hectáreas, a pesar de que los desmontes se encuentran suspendidos por la justicia provincial. Dentro del informe se detalla también que, desde el mes de enero hasta agosto 2022, las superficies desmontadas que acumulan la mayor cantidad de desmonte van desde Chaco con 17.281 hectáreas, Formosa con 14.780 hectáreas, Salta con 8.587 hectáreas y por último Santiago del Estero con 21.563 hectáreas. Hasta el año 2022, el total de provincias del norte tiene un total de 62.211 hectáreas. Estas cifran dan cuenta del avance de las desmontación que se ha realizado a lo largo de los años y que continúa avanzando rápidamente. En las últimas tres décadas, nuestro país perdió cerca de 8 millones de hectáreas. A esto se le llama EMERGENCIA FORESTAL.

A lo anteriormente mencionado, le sumamos los datos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación se dio a conocer que, desde la aprobación la Ley de Bosques a fines del año 2007, hasta diciembre del año 2021, en la provincia de Salta se deforestaron 694.834 hectáreas, una superficie equivalente a 35 veces la Ciudad de Buenos Aires. Formosa es una de las provincias con más deforestación de las últimas décadas. Según datos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y del monitoreo realizado por la ONG Greenpeace, entre 2008 y 2021 en Formosa se desmontaron 449.646 hectáreas, unas 32.000 hectáreas por año. Esto es cuatro veces más que lo que se deforestó en la provincia entre 2002 y 2006, un promedio de 7.500 hectáreas anuales. 

El desmonte y la deforestación están permitiendo que los seres humanos entren en contacto con poblaciones de fauna silvestre portadoras de virus, bacterias y otros microorganismos a los que, generalmente, las personas no habían estado expuestas. El resultado es un incremento de las llamadas enfermedades zoonóticas, que proceden de los animales. Esto genera que alrededor del 30% de los brotes de enfermedades como el Virus Nipah, Zika y el Ébola estén en contacto con el cambio de uso de la tierra. En la Argentina, la deforestación agrava la situación que atraviesan familias que necesitan ayuda humanitaria de acuerdo al estilo de vida que tienen que atravesar. La falta de acceso a agua potable y lo poca asistencia alimentaria son consecuencias que se agravan. El avance de la frontera agropecuaria aumenta la destrucción de bosques y los conflictos territoriales entre pueblos originarios y empresarios, los cuales compran fincas que, históricamente, pertenecen a territorio indígena y las deforestan, en su mayor parte para ganadería intensiva y cultivo de soja transgénica. Para los pueblos originarios, esto reduce de manera drástica sus posibilidades de obtener alimento, medicamento y madera para su sustento y forma de vida.

Durante el 2022, la Universidad Nacional de La Plata publicó un informe el cual detalle que, en los humedales viven alrededor de 100.000 especies, y el 40% de las especies que habitan en la tierra viven o se reproducen en ellos. En febrero de ese año se quemaron más de un millón de hectáreas en Corrientes que, entre muchos seres vivos y ecosistemas, incluyó también grandes extensiones de humedales. Según el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) el 12% del territorio de la provincia fue arrasado por el fuego. La provincia de Chubut perdió alrededor de 100 mil hectáreas que incluían bosque nativo. En Puerto Madryn, alrededor de 80 mil. La Ley de Delitos Forestales continúa sin tener lugar en la agenda política, el cuidado de nuestro ambiente continúa sin lugar en la agenda política, la convivencia sana con nuestros ecosistemas continúa sin lugar en la agenda política. Los pulmones de nuestra tierra dejarán de existir para la agenda política. 

2023 Asociación
Arte emergente | Todos los derechos reservados.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!